México

En la Ciudad de México hoteles y restaurantes reabrieron de manera inédita

Nuevas normativas en marco del COVID-19.
domingo, 5 de julio de 2020 · 15:38

Al igual que el resto de las Entidades Federativas, la Ciudad Capital de México opera con el Semáforo de riesgo epidemiológico. Esto es un sistema de monitoreo para la regulación del uso del espacio público de acuerdo con el riesgo de contagio de COVID-19. 

Tras ser considerados como establecimientos no esenciales durante el confinamiento por COVID-19, los hoteles y restaurantes de la ciudad turística se vieron obligados a cerrar sus puertas. Luego de tres meses, el semáforo naranja dio luz a un panorama alentador y nunca antes pensado por los turistas.

 

En tanto, a partir del primero de julio comenzó a regir en la Capital un plan de reactivación de uno de los sectores claves para su economía: el turismo. Más de 670 hoteles y aproximadamente 3.500 restaurantes reabrieron sus puertas. Así lo expresó el Secretario de Turismo de la Ciudad de México, Carlos Mackinlay, en rueda de prensa virtual junto a una serie de normativas a cumplir.

“En este momento la apertura busca esencialmente recuperar la actividad económica. Se trata de un regreso de manera ordenada, en el que 350 mil personas podrán reiniciar sus labores turísticas tras tres meses ausentes”, afirmó el secretario de Turismo de la Ciudad de México, Carlos Mackinlay en conferencia de prensa virtual.

 

Por su parte, los hoteles de la Capital pueden funcionar poniendo especial atención en materia de sanidad, con el permiso de albergar al treinta por ciento de su capacidad, sin contar las habitaciones dispuestas para el personal sanitario. También disminuyó el porcentaje de utilización de los elevadores al 50 por ciento.

Como nadie hubiera imaginado. Un dato importante de estas nuevas disposiciones apuntadas por parte del Gobierno de la Ciudad de México, es que se quitó de las habitaciones todo tipo de objetos sensibles al contagio. Así, se retiraron tazas, cafeteras, papelería, almohadas extras –que solo se entregarán a través del pedido del huésped en bolsas selladas- y cartas de menús. Estas últimas podrán solicitarse a través de un código QR. 

 

Los trabajadores deben utilizar tapabocas y careta de manera permanente, así como también higienizar al menos seis veces al día recepciones, manijas, interruptores, elevadores, entre otros. La ventilación permanente será primordial. Sin embargo, los espacios comunes tales como gimnasios, áreas de dispersión, salas de juegos para niños, permanecerán cerrados.                 

Por otra parte, los restaurantes del reconocido lugar turístico también pueden retomar su actividad al 30 por ciento de su capacidad, o 40 por ciento en caso de contar con sitio exterior. Las mesas deben estar colocadas respetando una distancia de 1,5 metros entre cada una y en posición zig-zag. Solo pueden permanecer abiertos hasta las 22hs. y los comensales pueden ingresar en grupos de no más de cuatro personas.

 

“Hoy nuestra ocupación hotelera esta en 3 puntos porcentuales, sin duda un récord histórico, pues dejaron de llegar cerca de 2,5 millones de turistas nacionales, y cerca de 800 mil turistas extranjeros, por lo que se dejaron de percibir cerca de 26 mil millones de pesos por concepto de turismo”, afirmó el Secretario de Turismo.

La reactivación de albergues y locales de comidas promete un panorama alentador para la economía de la ciudad, puesto que en los tres meses de confinamiento las estadísticas arrojaron un récord histórico. En palabras de Mackinlay, la ocupación hotelera cayó 65 puntos, mientras que dejaron de llegar cerca de 32.000 vuelos nacionales y otros 15.000 internacionales.

 

Otras Noticias