María Elena Ríos

Que lo perdone Dios: la saxofonista María Elena Ríos se pronunció ante la muerte de su atacante

Continúa la investigación a 18 meses del ataque.
sábado, 3 de abril de 2021 · 13:29

Ponciano Hernández, uno de los agresores de la saxofonista, María Elena Ríos, murió el pasado viernes en una celda del Penal de Tanivet, en la región de Valles Centrales de Oaxaca.

Hernández y su hijo están detenidos desde el 23 de diciembre de 2019 al ser acusados de haber sido contratados por el exdiputado del Partido Revolucionario Institucional, Juan Antonio Vera Carrizal, para rociarle ácido sulfúrico a Ríos en octubre de 2019.

Fuente: (Milenio)

La música relató que ninguna autoridad se comunicó con ella para informar sobre el deceso de su atacante que habría fallecido por un infarto, sin embargo, se pronunció en redes sociales sobre la defunción y señaló que estaba al tanto de los severos problemas de salud, ya que lo había visto en la última audiencia en silla de ruedas.

Lamento que las cosas hayan sucedido así. Que Dios lo perdone porque yo lo hice desde el día en que me agredieron.

Comunicado de la víctima.

Cabe destacar, que se prevé que en junio de este año se dé finalmente la sentencia a los atacantes restantes, tanto para el hijo del difunto que es señalado como autor material del ataque a la joven saxofonista, como para Vera Carrizal, quien sería el autor intelectual, señalado por intento de feminicidio agravado y habría abonado hasta 50 mil pesos por la agresión.

Los hechos que datan de octubre de 2019 fueron abordados con perspectiva de género gracias a la difusión que realizaron los medios de comunicación sobre el caso. Las declaraciones de la saxofonista quien también estudió Comunicación en Puebla, señalan que el ataque habría sido una venganza, ya que ella mantuvo una relación con el político, luego de trabajar para él, en consecuencia, al presenciar situaciones de violencia decidió terminar con el vínculo.

La joven sigue sometiéndose a intervenciones.

Yo no nací quemada y a mí me gustaría regresar a ser aproximadamente lo que yo era de mi cara, de mi piel.

María Elena Ríos debió someterse a múltiples tratamientos e intervenciones quirúrgicas para mitigar los daños estéticos y cicatrices que el ácido dejó en su rostro y cuerpo. Sin embargo, la atención hospitalaria que necesita ha sido suspendida por el contexto de pandemia de coronavirus, por lo que continúa solicitando la asistencia.

Otras Noticias