FELIPE DE EDIMBURGO

La Corona británica en pánico: Felipe de Edimburgo y una reaparición que desconcertó

El monarca siembra la duda en el país.
miércoles, 17 de marzo de 2021 · 17:02

Felipe de Edimburgo no tiene propósitos de abandonar su estancia en la Corona. Una vez más, evadió su final y superó una de las crisis de salud más peligrosas de su vida. Nada lo detiene, pero aun así tiene a sus súbditos muy preocupados.

Luego de un largo mes internado, Felipe abandonó el Hospital Rey Eduardo VII a bordo de uno de los vehículos reales. Sin embargo, lejos de aliviar la preocupación de Reino Unido, su imagen sugirió una apariencia muy alarmante que invitó a poner en duda su estabilidad física.

Fuente: (GMA)

La prensa internacional subrayó la excesiva palidez y la mirada perdida del esposo de la reina Isabel. Estaba en silla de ruedas cuando abandonó el centro hospitalario. No obstante, hay que recalcar que fue sometido a una delicada intervención de emergencia por una infección cardiovascular. Ahora, el monarca se encuentra en los espacios del castillo de Windsor.

Felipe fue dado de alta después de un tratamiento infeccioso y un procedimiento exitoso para una condición preexistente”, apuntó el departamento de prensa del palacio de Buckingham sobre “la beneficiosa recuperación” del padre del príncipe Carlos.

La preocupante apariencia de Felipe.

Algunos medios ingleses dudan de la verdadera salud de Felipe. Muchos especulan sobre su fragilidad y que la Corona oculta el estado real de su bienestar. Además, se sabe que el castillo de Windsor fue equipado con instrumentos de alta tecnología para asistir al aristócrata.

Felipe y la reina Isabel en una de sus últimas apariciones juntos.

Desde 2017, Felipe se retiró de la agenda pública. No más ajetreos ni viajes diplomáticos. Deseaba estar tranquilo en las inmediaciones de Buckingham y disfrutar de su vejez. Durante su mandato, estuvo presente en más de 22.000 actos según la página web de la monarquía británica.

“Estoy encantado”, comentó el príncipe Carlos sobre el regreso a casa de Felipe de Edimburgo, su padre. Con 99 años, Su Alteza Real continúa demostrando su talante y vigor que, ni siquiera en los momentos más oscuros, se han doblegado. Al parecer, aún le queda larga vida.

Otras Noticias