Infanta Cristina

Puro sufrimiento: la infanta Cristina pasó su último cumpleaños invadida por la polémica

La hija de Juan Carlos sigue alejada de su familia.
lunes, 14 de junio de 2021 · 12:57

La infanta Cristina es uno de los miembros de la familia Borbón que más sufrió al portar ese apellido, pues el torbellino mediático que trae, en conjunto con malas decisiones desde lo social, económico y político, no le permitió llevar una vida tranquila y mucho menos un cumpleaños normal. La funcionaria pasó su festejo 56 con su marido tras las rejas y con su familia separada.

Luego de que trascienda las restricciones que la duquesa impone en su hija menor y que el caso Noós sigue tan vigente como en el 2010, las criticas en contra de Cristina de Borbón volvieron a multiplicarse. En este caso, no fue su esposo el que quedó mal parado por las sospechas de actos ilícitos, pues ya está preso por dichos actos, sino su padrino. Ella, por su parte, sigue sin causas en su contra. De todas maneras, la mayoría de las críticas no fueron por ese lado.

La infanta Cristina con su hija Irene.

Si bien los hijos de la esposa de Iñaki Urdangarin tienen una carrera como creadores de contenido en TikTok, ella no le permite a un acto de maldad hacia su hija, pues la castiga por su propio accionar negativo y el de su esposo, el cual los alejó de la familiasu hija de 16 años, Irene, que tenga redes sociales, siquiera alguna en la que no use su nombre verdadero. Esto fue tomado como real en primer lugar.

Busca dinero por todos lados

La duquesa de Palma de Mallorca realizó un viaje a Abu Dhabi junto a su hermana la infanta Cristina con el fin de quedar en el lado bueno de su padre. Al parecer el rey Juan Carlos I se ve en los últimos años de su vida y está intentando dejar su estado, por ello, y ante la negativa de Felipe de aparecer en su testamento, la infanta de 56 años quiso tomar su lugar y recibir una mayor herencia.

La única vez en que la infanta Cristina y su hermano intercambiaron palabras, este le pidió que venda todas las joyas que en un momento sirvieron como un recordatorio de los momentos de poder de la Corona y ahora solo son un estamento de mal gusto, tal como el que genera en el pueblo que supone gobernar.

Otras Noticias