IRLANDA DEL NORTE

La religión tomó un protagonismo impensado en las protestas de Irlanda del Norte

Los hombres de paz se prepararon para la guerra.
sábado, 10 de abril de 2021 · 14:00

Irlanda del Norte se transformó en una olla de presión con una situación que empeora cada jornada, la salida de Gran Bretaña de la Unión europea trajo resultados negativos a la región, incluso recordó a las épocas de enfrentamientos entre el norte y el sur por la independencia.

Manifestantes arrojando piedras en las protestas de Irlanda del Norte.

Lo más peculiar de los enfrentamientos, además de las constantes bombas molotov dirigidas a los oficiales de la policía, es la participación de la comunidad religiosa del país. Tanto las facciones católicas como las protestantes estaban arremetiendo contra las fuerzas armadas cuando apuntaron sus frustraciones al otro y no se tuvieron piedad.

En otro giro irónico, los disturbios comenzaron en semana santa, hace una semana, el cual era el aniversario número 23 del acuerdo del viernes santo, que había puesto fin a un enfrentamiento similar en la región que pertenece al Reino Unido. La mitad independiente de Irlanda, por su parte, continúa dentro de la Unión europea.

Protestantes tirando bombas molotov en Irlanda del Norte.

El conflicto tiene como víctima principal a los oficiales de policía, o eso aseguran las autoridades de la Nación presidida por Arlene Foster. Apuntaron que más de 50 oficiales resultaron heridos en sus intentos por evitar que los manifestantes continúen sus arremetidas contra la casa de gobierno. “La manera de resolver estas diferencias es el diálogo, no la violencia o delincuencia”, apuntó el primer ministro Boris Johnson.

Hasta el momento el organismo más golpeado por las protestas en Irlanda del Norte es la policía.

Los tumultos en Irlanda del Norte llegaron hasta américa e hicieron que la portavoz de la casa blanca demuestre su apoyo al gobierno irlandés: “Nos unimos a los líderes del Reino Unido en sus exhortaciones para que haya calma”. De todas maneras todas las protestas apuntaban al mismo problema: el Brexit.

Otras Noticias