JAPÓN

“Si se la toma no hay problema”: el peculiar reto del gobierno chino a los funcionarios japoneses

La tierra del sol quiere dejar atrás su última catástrofe nuclear.
viernes, 16 de abril de 2021 · 08:49

Japón busca dejar atrás el accidente nuclear de Fukushima diez años después. Varios reactores, uno al lado del otro, se vieron afectados por un maremoto que terminó en tsunami. Los millones de litros de agua que utilizaron para bajar las temperaturas y evitar una catástrofe mayor continúan en la zona, pero aseguran que no tienen radiación, por eso las verterán en el mar.

El momento exacto de la primera explosión en la planta nuclear costera de Japón.

Con la excusa de que las cisternas ya están en su máxima capacidad, casi dos millones de toneladas de agua radioactiva en la costa de la isla serán desechadas al océano. Se trata de líquido infestado con tritio, la única sustancia que no puede ser separada de la unión del hidrógeno y el oxígeno. Este elemento, según apuntaron los expertos japoneses, presenta peligro en grandes dosis y solo dura dos semanas en el cuerpo.

La planta nuclear de Fukushima estaba en la costa de Japón y fue la primera víctima del tsunami del 2011.

Las explicaciones de los funcionarios del territorio nipón llevaron a una serie de consideraciones peculiares por parte de sus vecinos en el continente. El canciller chino preguntó: “Si no hace mal tomar el agua, ¿por qué no le da un sorbo?”, con un tono irónico y retórico que no recibió respuesta: “Si se la toma no hay problema”, remarcó Zhao Lijian.

Zhao Lijian, ministro de relaciones exteriores de China, arremetió contra la decisión del gobierno de Japón.

Si bien Lijian tiene una historia de comentarios altaneros, pretenciosos e irónicos, recibió una respuesta a la altura, pero sin aceptar el reto: “No se puede probar si el agua está contaminada al tomarla una vez”. Sin embargo, los mandatarios de la región japonesa remarcaron que no tendrían problema si lo hacen.

En un tono más serio, Zhao remarcó que más allá de lo que digan, para China, el país presidido por Yoshihide Suga no hizo uso de todas las herramientas a su disposición para deshacerse del agua radioactiva, por lo que no apoyarán su plan de tirarla al océano. A pesar de, supuestamente, no tener efectos sobre los humanos, no dieron especificaciones sobre lo que le sucederá a la vida marina que ingiera el líquido con tritio.

Los pescadores de Japón también criticaron al gobierno. 

Los pescadores de Japón también arremetieron contra su gobierno, asegurando que es posible que su producto sea vendido con fallas a causa de la radiación. Si bien no les preocupa lo que pueda suceder en términos de salud de los animales o consumidores, dejaron claro que su reputación podría verse afectada.

Otras Noticias