JAIR BOLSONARO

“Merecen sufrir”: la amenaza bíblica de Jair Bolsonaro a las personas que debería gobernar

El mandatario está acorralado.
martes, 20 de abril de 2021 · 09:18

Después de semanas borrándose debajo de la sombra de Lula, Jair Bolsonaro arremetió de frente contra los datos que lo ponen como justo perdedor de la presidencia frente al líder del partido de los trabajadores. De todas maneras, el jefe de Estado no se dejó inhibir tan fácil y respondió de la única forma que puede hacerlo: con agresiones vacías.

La pandemia mostró los verdaderos colores de Jair Bolsonaro.

Ninguna de las declaraciones del mandatario brasileño fueron tan específicas sobre su tratamiento de la pandemia durante el 2020 y el 2021 como lo que expresó refiriéndose a los votantes de Lula: “El pueblo merece sufrir”. Demostrando, una vez más, que se trata de un jefe de Estado que prefiere que respeten su autoridad en vez de ganársela a fuerza de su accionar político.

Desde que el exmandatario fue declarado inocente, la intención de voto en Brasil apuntó de forma favorable para él, mientras que la popularidad de Bolsonaro continúa hundiéndose. “El pueblo se acostumbra demasiado a los beneficios”, remarcó el mandatario sobre la presidencia de Da Silva, reforzando que los beneficios son algo malo para el pueblo, no tanto para las empresas que se dedicaron a quemar el Amazonas desde febrero del 2020.

Lula da Silva estuvo preso un año durante el inicio de la presidencia de Bolsonaro, quien le dio un puesto en el departamento de justicia al juez que dictaminó su sentencia.

Luego de arremeter contra las personas que debería estar gobernando o ayudando a no morir a causa del coronavirus, el presidente de la Nación desde el 2018 aseguró que su decisión de no dictaminar un aislamiento social obligatorio salvó vidas: “Me llaman genocida, pero miren las vidas que se llevó la cuarentena: niños sin educación y gente muriendo de depresión”. Según un estudio de la organización Panamericana de la Salud, del 2017, Brasil es el país con mayores tazas de depresión en Latinoamérica, tres años antes de la pandemia.

Jair Bolsonaro es apuntado como el único culpable de los estragos de la pandemia en Brasil. 

Con el fin de volver a ganarse el voto religioso, el máximo mandatario brasileño se presentó con un pastor evangélico y un cura cristiano para criticar al pueblo. De todas maneras, no parece molestarles, pues la iglesia nacional no se opuso a la dictadura de 1964 en la región. Tiene sentido que apoyen el enojo del jefe de Estado por un accionar democrático como elegir presidente.  

El país gobernado por Jair Bolsonaro tomó el lugar de Nación más afectada por la pandemia el último mes, luego de que la cepa amazónica llegue a individuos de 18 a 59 años y de que 8 de cada 10 pacientes en terapia intensiva fallezcan. Aun así, los últimos números bajaron considerablemente, de 4 mil casos diarios a casi 2 mil por jornada.

Otras Noticias