ESTADOS UNIDOS

El colmo: Estados Unidos está rechazando vacunas contra el coronavirus

La región más afectada está renegando de la cura.
sábado, 24 de abril de 2021 · 12:56

A pesar de ser una de las naciones más poderosas de todo el mundo, Estados Unidos transitó el 2020 como si no tuviese ningún tipo de sistema médico ni plan para una pandemia, el cual, según explicó Obama, tenían. Sin embargo, el cambio de gobierno y el 2021 no trajo los cambios esperados por los votantes de Joe Biden.

Estados Unidos continúa siendo la Nación más afectada por el coronavirus.

En la región más afectada por el coronavirus, los habitantes continúan negándose a recibir la vacuna contra la enfermedad, hasta el punto de que varios funcionarios de sanidad de las zonas sureñas del territorio pidieron a la Casa Blanca que dejen de enviar dosis. “Algunas personas simplemente no la quieren”, aseguraron desde el estado de Kansas, donde a penas un tercio de los habitantes la recibió.

Si bien se administraron más de 200 millones de dosis a lo largo de la Nación presidida por Joe Biden, muchos de los habitantes de las zonas más adeptas a Donald Trump están negándose a recibir tratamiento, el problema no serían las grandes ciudades de cada estado, sino los pequeños pueblos que dejaron de pedir ayuda al gobierno federal.

Distintos pueblos en el interior de Estados Unidos están rechazando la vacuna.

Además, existen comunidades educativas enteras que se autoproclamaron antivacunas, haciendo principal énfasis en los más adeptos a la fe cristiana como los que más miedo tienen a recibir inyecciones. Dentro del territorio estadounidense existen distintos problemas muy enmarcados la falta de educación y el racismo, si bien el movimiento antivacunas es pequeño, es muy representativo del estado en que Donald Trump dejó a la Nación.

A pesar de haber superado la línea de 200 millones de vacunas, Estados Unidos continúa siendo la región más afectada.

Otro de los ejemplos del crecimiento de movimientos antivacunas y racistas en Estados Unidos fue lo ocurrido con el asesinato de George Floyd, cuyo victimario fue declarado culpable esta semana y sentenciado a 40 años de prisión. Lo ocurrido echó luz sobre el sentimiento de racismo sistémico que cubre la región y llamó a una investigación a todos los oficiales de policía de Minneapolis con el fin de averiguar si tienen antecedentes similares.

Otras Noticias