JAIR BOLSONARO

Perdió la confianza de Brasil: los allegados a Jair Bolsonaro se vacunaban a sus espaldas

El único perjudicado sería el presidente.
jueves, 29 de abril de 2021 · 09:49

El manejo de la pandemia mundial del coronavirus en Brasil fue tan malo por parte de Jair Bolsonaro que funcionó como ejemplo de todo lo malo que puede pasar si se da rienda suelta a un virus en medio de una población de bajos recursos. Entre la falta de vacunas y las nuevas cepas de la enfermedad, el mandatario podría abandonar la presidencia de la peor manera.

Jair Bolsonaro no pudo mantener a sus funcionarios lejos de las vacunas.

Uno de los mayores miedos del presidente se hizo realidad, el congreso creó un comité especial para investigar su accionar durante la pandemia del coronavirus en la región. En caso de encontrar suficientes pruebas, los investigadores podrán presentar una medida para someterlo a un juicio político que le pondría fin a su carrera como funcionario nacional.

Bolsonaro, sin embargo, tiene problemas aún más cerca de lo que cree. A pesar de que cambió toda la cúpula militar, dado que no aprobaban sus políticas sanitarias, muchos de sus allegados más cercanos no tienen confianza en su capacidad de dirigir. El comité investigativo encontró que muchos de los políticos más adeptos al presidente recibieron la vacuna de forma ilegal, el caso más particular es el de su jefe de Gabinete.

Luiz Eduardo Ramos, jefe de Gabinete de Jair Bolsonaro, quien recibió la vacuna a escondidas del mandatario.

“Me di la vacuna porque quiero vivir”, apuntó el jefe de todos los ministros, incluso aseguró que está intentando convencer al mandatario brasilero de ultraderecha de que reciba la inyección con el fin de preservar su salud y dar una nueva imagen al mundo. “Si la ciencia y la medicina dicen que debo darme la vacuna no soy quien para oponerme”, apuntaba Luiz Eduardo Ramos, en contra de todo lo que planteó el mandatario desde el primer minuto.

De todas maneras, el político mostró especial preocupación por la salud de Jair Bolsonaro, si bien este ya sufrió la enfermedad, la nueva cepa brasileña mostró ser verdaderamente nociva para cualquier persona. “No podemos perder al presidente por el virus, su vida corre peligro”, remarcó Ramos.

Otras Noticias