FRANCIA

Todos enemigos internos: el presidente de Francia ya no tiene en quién confiar

Los últimos levantamientos marcaron un peligroso precedente.
jueves, 29 de abril de 2021 · 12:25

Francia está en un momento sin antecedentes, con una facción del ejército intentando meterse en el mundo político y conseguir aliados en la ultraderecha. Al mismo tiempo, las fuerzas de seguridad apuntaron que una de las amenazas más grandes viene de las comunidades musulmanas en la región gala.

Emmanuel Macron se enfrentaría a posibles insurgentes musulmanes al mismo tiempo  que a su propio ejército. 

La región sufrió una serie de arrebatos por parte de fanáticos islamitas, los que terminaron con un profesor de escuela decapitado y una serie de cristianos asesinados en una iglesia. Esto llevó a que desde el Ministerio de Seguridad desarrollen un algoritmo para reconocer futuras amenazas, lo que no cayó bien en las comunidades musulmanas.

“La amenaza sigue siendo muy alta, cada vez es más difícil de detectar”, aseguraron desde la Nación gobernada por Emmanuel Macron, a la vez que insistieron con que los ataques vinieron por parte de individuos aislados y no de una célula mayor dentro del territorio. Sin embargo, lo que buscan es cortar de raíz cualquier intento de instalar grupos violentos en la región.

Desde que expulsó a una gran cantidad de habitantes musulmanes de Francia, Macron fue llamado islamofóbico. 

A pesar de que estas políticas hicieron que el jefe de Estado del territorio francés reciba el mote de islamofóbico, una parte de la derecha nacional en conjunto con militares retirados asegura que las políticas “Antirracistas” del funcionario no hacen más que fogonear a las comunidades musulmanas e invitarlas a tomar el control del gobierno.

Marine Le Pen, la diputada que invitó al ejército de Francia a levantarse contra Macron.

Desde el gobierno de Francia aseguraron que las acusaciones son irresponsables y pintan una imagen de la administración errada. Las acusaciones tomaron nombre y apellido cuando Marine Le Pen, jefa de la ultraderecha, invitó a los militares a arremeter contra el gobierno en forma de golpe de Estado, lo que podría costarle un juicio por insurrección.

Otras Noticias