JAIR BOLSONARO

No confían en su juicio: las facultades mentales de Jair Bolsonaro se pusieron en duda

El mandatario, desesperado, apuntó contra el Partido de los Trabajadores.
miércoles, 19 de mayo de 2021 · 10:05

Luego de asegurar que quienes respetan la cuarentena son personas sin mucho cerebro, Jair Bolsonaro apuntó contra el partido de los trabajadores remarcando que sus leyes no hacen más que defender a la gente que rompe la ley, en lugar de castigarlos. El funcionario se mostró especialmente explosivo al remarcar que muchos políticos del PT son, en realidad, personas que se sienten atraídas a niños y menores de edad.

Bolsonaro calificó como "débiles mentales" a quienes respetan la cuarentena.

“Hay algunos débiles mentales, los que dicen que hay que quedarse en casa, que se hubieran muerto de hambre si el agro también lo hacía”, apuntó el presidente al mismo tiempo que su nación superaba los 15 millones y medio de casos positivos, sumado a 430 mil decesos. Esto continuó haciendo bajar su popularidad, la cual roza el 24% y continúa descendiendo al mismo tiempo que la imagen positiva de Lula da Silva continúa aumentando.

La cantidad de comentarios negativos, falsos e hirientes de Bolsonaro con respecto a la pandemia llevaron a que se forme un comité investigativo en su contra, el cual amenaza con llevarlo a un juicio político que terminará con su carrera como funcionario público. El mismo comité pidió que se le haga un análisis mental, una prueba de salud mental, ya que dejaron de confiar en su juicio.

Bolsonaro es considerado el culpable de la situación sanitaria en Brasil.

El mandatario de ultraderecha se mostró a caballo, sin tapabocas y sin distancia social este fin de semana, liderando una marcha en su favor en la capital de Brasil, donde bautizó a la CTE como “Comisión del Genocidio”, entre otros comentarios absurdos que no hicieron más que aumentar la preocupación de los mismos allegados de su gobierno, quienes no dudan en ir por detrás del presidente para vacunarse o intentar dictaminar una cuarentena estricta.

Jair Bolsonaro está acorralado en el ala política.

Los acérrimos seguidores del jefe de Estado brasileño, llamados guerrillas o paramilitares por la oposición, apuntaron que no tendrían problema en funcionar como una policía anti aislamiento, con el fin de mantener gente en las calles. Mientras se detuvo su nueva campaña de vacunación debido a la falta de insumos.

La baja en la popularidad de Jair Bolsonaro, además de sus comentarios venenosos durante la pandemia, se debió a la lenta gestión para conseguir el fármaco. Parte de su lentitud estuvo en querer respetar los lineamientos antivacunas de las facciones religiosas y evangélicas que lo llevaron al poder, claro que no contaba con que los líderes de estas facciones dejen de apoyarlo por su inactividad contra el virus.

Otras Noticias