Bielorrusia

Estados Unidos mostró su enojo: el mandatario de Bielorrusia volvió a atentar contra sus gobernados

Vladímir Putin continúa defendiendo el accionar de Lukashenko.
miércoles, 2 de junio de 2021 · 09:05

Desde que el presidente Aleksandr Lukashenko comenzó su octavo mandato consecutivo al frente de Bielorrusia la Unión europea lo tiene en su lista de gobernadores indeseables, lo único que lo salva de bloqueos al mismo estilo que Venezuela es su amistad y alianza casi fraternal con Vladímir Putin.

Aleksandr Lukashenko prohibió a sus gobernados salir de Bielorrusia.

Estados Unidos quedó en medio del conflicto por el avión que tuvo que hacer un aterrizaje forzoso en la región por una amenaza de bomba, este llevaba a 200 pasajeros norteamericanos en él y a un periodista opositor al régimen del mandatario ocho veces elegido. Si bien la amenaza de la detonación es la historia oficial del desvío, todos aseguran que lo desviaron para detener a Román Protasévich.

Avión que tuvo que aterrizar en Bielorrusia por amenaza de bomba, una pantalla para detener a Román Protasévich.

La influencia del presidente Joe Biden superó al miedo que Europa tiene a la figura de Putin y dictaminaron que ninguna aeronave perteneciente a la nación gobernado por Lukashenko podría entrar a un país de la Unión, la respuesta de Putin fue no permitir que aviones de la UE vuelen sobre Minsk y Moscú, mucho menos que aterricen. Pero el jefe de Estado bielorruso no se quedó solo con esa sanción, sino que les prohibió a todos sus habitantes salir del país.

Estados Unidos está listo para interceder en Bielorrusia

La última dictaminación del mandatario del territorio bielorruso encendió las alarmas en Estados Unidos, que ya venía prestando especial atención a los movimientos del aliado de Rusia por poner en riesgo la vida de 200 estadounidenses: “Apoyaré todas las sanciones sectoriales para que el presidente sienta dolor”, aseveró un congresista de EE.UU. respecto a la situación en Europa Oriental.

Aleksandr Lukashenko y Vladímir Putin.

Por su parte, Vladímir Putin mostró los dientes y le tomó el pulso a la Organización del Tratado del Atlántico Norte, apuntando que deberían respetar la autonomía territorial y social de Bielorrusia. De todas maneras, tanto el jefe de Estado Ruso como Aleksandr Lukashenko comparten cualidades represivas frente a sus gobernados, arremetiendo contra decenas de miles de habitantes mientras protestaban en su contra.

Otras Noticias