Hallazgo en Quintana Roo

Quintana Roo: descubren restos de una civilización más antigua que los mayas

Serían los restos humanos más antiguos del continente.
domingo, 5 de julio de 2020 · 19:49

Científicos del Centro Investigador del Sistema Acuífero de Quintana Roo hallaron una antigua mina de ocre en una cueva submarina en la península de Yucatán, México. Se trata de los restos humanos más antiguos del continente americano, incluso datan de 8.000 años antes que los mayas.

Los descubrimientos recientes implicaron un arduo trabajo por parte de los investigadores. En tanto dos de ellos, Sam Meacham y Fred Devos se sumergieron en una parte inexplorada del lugar e informaron al Instituto Nacional de Antropología e Historia del Gobierno de México (INAH) la necesidad de realizar una expedición. Meacham y Devos notaron que no fueron los primeros en conocer ese lugar.

Tras más de 100 inmersiones y 600 horas de trabajo junto a Cristophe le Maillot, al buceador del CINDAQ, y al experto en espeleología submarina, Eduard Reinhardt, reunieron las pruebas necesarias para llegar a la novedosa revelación. Entre ellas, se tomaron muestras y más de 20.000 fotografías, algunas de ellas en 360°. También se escaneó la cueva en 3D. Estos avances tecnológicos permitieron a los arqueólogos adentrar en lugares muy estrechos sin tener que bucear por dentro de ellos, incluso de apenas 70 centímetros de ancho.  

La datación estima que los seres humanos extraían ocre de esas cuevas alrededor de 8.000 años antes a los mayas. "El paisaje en esta cueva está notablemente alterado, lo que nos lleva a pensar que los seres humanos prehistóricos extrajeron toneladas de ocre de ella, quizá, viéndose en la necesidad de prender fogatas para iluminar su espacio", manifestó Devos, codirector del CINDAQ (Centro Investigador del Sistema Acuífero de Quintana Roo).

 

Si bien momentáneamente no se hallaron restos humanos, los buzos confirmaron la presencia de hollín en el techo de la cueva, hogueras con acumulación de carbón, pequeñas excavaciones en el suelo dentro de las cuales había restos de ocre, junto a herramientas de excavación.

Además, se entiende que el ocre era utilizado por los ancestros como pigmento natural y para espantar insectos. Por estos usos, los antiguos mexicanos buscaban este mineral entre las cuevas. Los científicos aseguran que aún queda mucho por explorar y descubrir, incluso más de 2.000 kilómetros de túneles nunca antes estudiados.

 

Si bien es el primer hallazgo de actividad humana en el lugar, es importante recordar el esqueleto hallado en 2014.  Buceadores del INAH encontraron restos de Naia, una joven que vivió hace entre 12.000 y 13.000 años y se habría caído en un hoyo en lo que hoy forma un cenote en la península de Yucatán

 Los restos de Naia, que significa ninfa del agua, fueron encontrados junto a varios animales ya extinguidos a más de 40 metros bajo el nivel del mar. Esta serie de hallazgos son de gran aporte para el conocimiento respecto a los primeros pobladores del hemisferio occidental.

Otras Noticias